je, je, je... el chiste está buenísimo....

Un sacerdote va a visitar un enfermo. Toca la puerta, pero como no le abren, toma su tarjeta, escribe en ella: "Apocalipsis: 3, 20", y la pega en la puera.

Días después, al contar la colecta, el Padre encuentra en ella su tarjeta. Junto a su cita está escrita otra: "Génesis: 3, 10".

El sacerdote descrubre el buen sentido de su feligrés. Apocalipsis: 3, 20: "Estoy a la puerta y llamo; si alguno me abre, entraré en su casa". Génesis 3, 10: "Te oí andar, tuve miedo; estoy desnudo, por eso me escondí".


Tomado de la revista Selecciones de septiembre.

3 comentarios:

A NEW BOY HAS COME dijo...

Jajaja... está bueno

A NEW BOY HAS COME dijo...

Que pena con la foto, o sea yo viendo a no se qué o que onda... jajaja...

Abraham Siloe dijo...

La oración es un extasis, es decir, te hace salir de tí mismo, te leja del mundo, sin salir del mundo.

Quizás y era eso, no?

Saludos, y buen fin !!!

 
Elegant de BlogMundi